valla publicitaria fedex

Vallas publicitarias y monopostes: la publicidad a gran escala

Es sabido por todos la amplia variedad y cantidad de tipos de vallas publicitarias existentes en la actualidad. En este post queremos explicarte cuáles son estos tipos de vallas publicitarias y profundizar en uno de los tipos más potentes del mercado: los monopostes. 
También aportamos diferentes y variados ejemplos de los distintos tipos de vallas publicitarias, para hacerte plenamente conscientes de la cantidad de publicidad que nos rodea en los tiempos que corren, donde la publicidad se ha posicionado como uno de los sectores más fuertes y potentes. 
Desde los inicios de la publicidad, el intentar dejar en la retina de los consumidores potenciales nuestra idea, marca o producto, ya sea de una manera o de otra, es algo fundamental.
Este es uno de los motivos principales, casi podríamos decir que el más importante, por el que debemos poner toda nuestra atención en nuestras campañas publicitarias.  
Antes de profundizar en casos específicos, vamos a explicar en qué consiste y cuántos tipos de vallas publicitarias existen en la actualidad, así como qué son los monopostes. 
¿En qué consisten las vallas publicitarias?
Una valla publicitaria, también conocida como panel publicitario, es una estructura de publicidad exterior que consiste de un soporte sobre el que se fijan los anuncios publicitarios.
Dos de los elementos diferenciadores que la caracteriza es la alta creatividad de sus elementos y sus amplias dimensiones. 
Es tal el impacto que provoca una buena valla publicitaria que en nuestro país está prohibido colocarlas en las carreteras, para evitar las distracciones de los conductores. 
Tipos de vallas publicitarias
Los tipos de vallas publicitarias más comunes son los siguientes:

Valla de ocho paños. Esta valla publicitaria está formada por 8 impresiones colocadas sobre un panel, acopladas entre sí para formar un único mensaje. Puede ser texto, imagen o una combinación de ambos. 
Valla iluminada. Cualquier tipo de valla publicitaria puede incluir iluminación. Para ello, solo hay que colocar los focos correspondientes. 
Valla monoposte. La característica que diferencia este tipo de valla de las demás es que esta solo se sujeta con un único pie que actúa como soporte. Además suele ser más elevada que el resto de vallas. 
Valla biposte. Esta valla está creada para sujetarse por dos pies. Se suele utilizar para vallas de gran tamaño. 
Valla baja. Estas vallas suelen emplearse en estadios de fútbol, para que queden a la altura de los asistentes cuando están sentados. Se combinan fácilmente con dos anuncios de manera simultánea. 
Valla de tres caras. Es una valla que surge como resultado de la combinación de publicidad impresa en tres partes separadas. Lo que la diferencia del resto de vallas publicitarias es que esta no se mantiene estática, sino que se combinan todas las partes a través de un giro automático.
Valla digital. Este tipo de valla es el más moderno. Está completamente informatizada y se configura a través de codificación. Su versatilidad es mucho mayor, pero también lo son su coste y mantenimiento. 

Aunque hemos mencionado brevemente qué tipo de valla publicitaria es el monoposte, queremos profundizar un poco más en él. 
Monopostes
Un monoposte es un tipo de soporte publicitario de gran tamaño, por lo general de 12×5 metros, que se coloca con un fuste, cuyas medidas están comprendidas entre los 12 y los 30 metros de altura. Por lo tanto, se puede deducir que es de gran altura.  
Entre la amplia variedad de ventajas que ofrecen los monopostes, podemos destacar lo siguiente: 

Debido a su altura y sus grandes dimensiones, logra una visibilidad que le proporciona un recuerdo de marca y una gran eficacia publicitaria.  
Ayuda a localizar el emplazamiento de un negocio físico y refuerza la imagen de una empresa. 
La ubicación en la que se coloca el monoposte es fundamental para conseguir un mayor impacto. 
Funciona las 24 horas del día, los 7 días de la semana, los 365 días del año. 
Se ha convertido en un gran aliado de las campañas publicitarias, ya que puede compatibilizarse con otros medios como la televisión, la radio o el medio digital.